comparador Seguros de Vida

ESTAMOS TAN SEGUROS DE QUE NUESTRO PRECIO ES EL MÁS BARATO, QUE SI ENCUENTRAS UN PRECIO MENOR, TE REGALAMOS TU SEGURO DE VIDA

¿No te lo crees? Compruébalo aquí y ahora, calcula tu seguro con tu edad

Con la garantía de las principales compañías de seguros de vida

seguros de vida
seguros de vida
seguros de vida
seguros de vida
seguros de vida
seguros de vida
seguros de vida
seguros de vida
seguros de vida
seguros de vida
seguros de vida

Estamos seguros de tener el mejor precio en nuestros seguros de vida, pero si nos presentas una oferta de otra compañía por un importe más barato que el nuestro y no somos capaces de mejorarte el precio, te regalamos el seguro de vida durante un año. Válido en todo el territorio español, para personas de hasta 60 años de edad y con un capital asegurado como máximo de 300.000.€.

¿Qué tipos de seguros de vida hay
y qué cubren?

Seguro de vida básico

Si falleces, la compañía aseguradora pagará a tus herederos legales o a la persona que tú hayas decidido la cantidad de dinero contratada en el seguro.

Seguro de vida más invalidez

En caso de sufrir una invalidez total, también la compañía de seguros te paga el dinero que hayas contratado. Y en caso de fallecimiento, se lo paga a tus herederos.

Seguro de hipoteca

Si falleces, el dinero contratado se le da al banco para cancelar la hipoteca de la vivienda. En el caso de que sobre algo, se entregará a tus herederos.

Doble capital en caso de accidentes

Si el fallecimiento se produce por un accidente, la compañía de seguros paga el doble del capital contratado. Si el fallecimiento es por cualquier otro motivo, paga el dinero que hayáis acordado.

Triple capital en caso de accidente de circulación

Si el fallecimiento es por accidente de circulación, tus herederos reciben el triple del capital acordado; si es por otro accidente, el doble; y si es por cualquier otro motivo, exclusivamente el capital contratado.

Seguro de vida e invalidez profesional

Puedes tener una invalidez que te incapacite para realizar tu trabajo, pero no para realizar otro trabajo. En caso de que no puedas hacer tu trabajo, la compañía te paga el dinero acordado.