Seguros de vida

El coronavirus acelera el trasvase de hipotecas de tipo variable a fijo en abril

Desde la entrada en vigor de la nueva Ley de Crédito Hipotecario, el cambio es ‘gratis’ si el cliente lleva más de tres años pagando su hipoteca.

La pandemia sanitaria ha traído consigo una crisis de confianza y miedo en la sociedad que ha afectado a todos los ámbitos económicos. ¿Compro o espero? De la misma manera, en el mundo de las hipotecas ha ocurrido algo similar en cuanto a los tipos de interés.

Los registros de la propiedad han registrado en abril 5.021 cambios en las condiciones de hipotecas, de las que el 35,5% se deben a modificaciones en los tipos de interés, según los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Dentro de ese porcentaje, un 24,2% representa cambios de tipo variable a fijo, es decir, un aumento 100% en abril. En concreto, han pasado de 217 a 432 traspasos en el cuarto mes del año. De hecho, ya son más las que se firman a tipo fijo (51,6%) frente a variable (48,4%).

 

En general, El número de hipotecas constituidas sobre viviendas inscritas en los registros de la propiedad se situó en 23.840 en abril, cifra que supone un 18,4% menos que en el mismo mes de 2019 y que es la más baja en este periodo desde 2017.

De la misma manera, el número de operaciones que han cambiado de entidad (subrogaciones al acreedor) subió un 11,3%, mientras que el de hipotecas en las que la novedad se refiere al titular del bien hipotecado (subrogaciones al deudor) bajó un 20,2%.

 

Bajan los intereses

En las hipotecas constituidas sobre viviendas, el tipo de interés medio es del 2,48% y el plazo medio de 24 años. El tipo de interés medio al inicio es del 2,13% para las hipotecas sobre viviendas a tipo variable y del 2,86% para las de tipo fijo. Esta escasa diferencia ha hecho que muchos clientes se decanten por un tipo constante ante la incertidumbre de cuál será la evolución del euríbor.

Este índice es al que se referencia el mayor porcentaje de hipotecas a tipo variable en Europa, tanto antes del cambio (62,4%), como después (53,6%). Tras la modificación de condiciones indicada anteriormente, el interés medio de los préstamos en las hipotecas a tipo fijo disminuye 0,7 puntos y el de las hipotecas a tipo variable baja 0,4 puntos.

 

La Ley Hipotecaria ayuda

El crecimiento de las hipotecas a tipo fijo era una tendencia que el Covid-19 no ha hecho más que repuntar. Así lo explica el jefe de estudios de Idealista, Fernando Encinar: “Las hipotecas fijas confirman el sorpasso sobre las variables, marcando de nuevo precios mínimos históricos, lo cual sin duda son buenas noticias y una gran opción para los consumidores”.

 

La Ley de Crédito Hipotecario que en junio ha cumplido un año también ha favorecido el cambio de hipotecas variables a fijas, tanto si se hace mediante una novación (negociando un cambio de condiciones con el banco), como a través de la subrogación (cambio de banco).

Antes de la entrada en vigor de la Ley, la comisión por novación era del 0,15%, mientras que la de subrogación podía llegar al 0,5% los primeros cinco años de vida del préstamo y al 0,25% posteriormente. Ahora, el banco puede aplicar una comisión que se limitará al 0,15% sobre el capital pendiente del préstamo, pero solo podrá cobrarla si el contrato tiene tres años o menos de vida. Es decir, el cambio será ‘gratis’ si el cliente lleva más de tres años pagando su préstamo.

 

El impulso en las hipotecas a tipo fijo también ha llegado de la mano de la operativa de subrogación con la que los bancos han intentado compensar el parón en la firma de nuevos préstamos durante el estado de alarma. El objetivo es captar nuevos clientes y, si es a tipo fijo, mejor, pues este tipo de préstamos ayudan a las entidades a tener una mayor visibilidad en un entorno de euríbor negativo que convierte los tipos variables en menos atractivos para sus ingresos.

El plan de los bancos es captar hipotecas firmadas entre 2007 y 2015, cuando era difícil ver tipos de interés por debajo del 3% en las mejores ofertas del mercado, por lo que a las entidades les resulta mucho más fácil mejorar las condiciones de los préstamos.

En esta guerra de ofertas, las estrategias han sido diversas entre las distintas entidades. MyInvestor es la única que asume absolutamente todos los gastos del proceso de cambio de banco. Openbank, EVO, ING o Santander son otras entidades que han apostado por impulsar la subrogación en los últimos meses, operativa a la que recientemente se ha sumado Bankia con una nueva campaña en la que asume los gastos de notaría, registro, impuestos y gestión.

 

Fuente: elespanol.com

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La dirección de correo nunca será publicada y solo se usa para enviar los comentarios de este foro.